Seguramente muchas veces has pensado en tener un huerto en tu hogar, pero las excusas y los miedos se hacen presente, siendo el más común la falta de espacio: no sabes donde ponerlo, no tienes suficiente espacio, vives en departamento, etc. 

Te invitamos a descubrir en este artículo, que el espacio no es una limitante, hay diversas formas de tener tus propios cultivos.

Existen estudios que demuestran que el contacto con las plantas estimulan el amor y respeto por la naturaleza, beneficiando nuestra salud mental y física, reflejado en una mejor calidad de vida. Te contaremos algunos de los beneficios que te entregan los huertos: 

  • Tendrás cultivos propios de temporada.
  • Podrás aprender jugando sobre nuevos temas, como los cuidados y requerimientos de cada hortaliza.
  • Fomenta el contacto al aire libre y con la naturaleza. 
  • Reduce el estrés. 
  • Obtienes alimentos ecológicos, sanos, frescos y sin pesticidas.
  • Aumentarás el color verde de tu ciudad y ayudarás al medio ambiente. 
  • Es un panorama que permite involucrar a toda tu familia, sobretodo a los más pequeños de la casa. 

Actualmente encontrarás diversos tipos de huertos que puedes tener en tu hogar, pueden ser verticales, en bancales o en mesas de cultivo. Un huerto urbano vertical es fácil de instalar y casi no ocupa espacio. Este es un sistema muy útil para cultivar plantas en la terraza de tu departamento transformándose en un elemento muy decorativo en una pared.

Los huertos en bancales son ideales cuando tienes jardín ya que, son superficies horizontales elevadas, que te permitirán trabajar cómodo, controlar las plagas y malezas, podrás aprovechar mejor los abonos y el agua. 

Las mesas de cultivo son, tal como su nombre lo dice, mesas construidas en las que se cultivan los vegetales, ideales para aquellos espacios que no son ni tan pequeños ni tan grandes como un jardín. Te permiten ahorrar tiempo, espacio y dinero, y son la opción ideal para aquellas personas que no pueden trabajar agachados como es el caso de los adultos mayores.  

Ahora que ya conoces los beneficios de los huertos y las diversas opciones que hay para tener uno en casa, solo queda poner manos a la obra. Una vez que adquieres tu primer cultivo, te darás cuenta que quieres más y más y que el espacio no era más que una excusa. 

Nuevas formas de vivir la vejéz : Aquí